Bonito en vinagre

El “bonito en vinagre” es una de esas recetas “comodín” que, cara a estos días de calor, nos ayudará a resolver muchos y deliciosos platos fríos.

Receta de cocina: Bonito en vinagre

Nosotros lo haremos con el bonito que a partir de estas fechas y hasta septiembre, se da aquí en Canarias. No pesa más de 3 ó 4 kilos y sus lomos son del tamaño de un solomillo de cerdo, y con un sabor que nada tiene que envidiar a sus hermanos de mayor tamaño…

Elaborando nuestro “Bonito en vinagre”

Tiempo aproximado de realización: 15 minutos

Cantidades para: 2 ó 3 raciones

Preparando el bonito

Cortamos 1 lomo de bonito – 200 gramos aproximadamente – en rodajas de unos 2 centímetros de grueso.

Receta de cocina: Bonito con vinagre

En un cazo hondo, ponemos 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra y lo calentamos a fuego medio. Echamos las rodajas de bonito y sellamos, en el aceite caliente, por las 2 caras sin que llegue a dorarse. Sacamos el bonito a un plato y reservamos.

Preparando la semiconserva

En el mismo cazo en el que hemos sellado el bonito, sin sacar el aceite y el jugo que ha soltado, echamos: ¼ vaso de agua, ½ vaso de vinagre de arroz, 1 cucharadita de las 5 pimientas sin moler, 1 cucharadita rasa de agar-agar en polvo y 1 hoja de laurel.

Receta de cocina: Bonito en vinagre

Subimos el fuego a máxima temperatura y cuando rompa a hervir, sin tapar, dejamos que cueza durante 3 ó 4 minutos – tiene que reducir casi a la mitad –. Incorporamos las rodajas de bonito, tapamos, apagamos el fuego y dejamos templar sin destapar.

Receta de cocina: Bonito en vinagre

Cuando esté templado, pasamos los trozos de bonito a tarros de cristal, los cubrimos del líquido y tapamos.

Receta de cocina: Bonito en vinagre

Cuando los tarros estén completamente fríos, los metemos dentro de la nevera durante 24 horas antes de que empecemos a usarlo en nuestras ensaladas y platos fríos del verano.

 

Conservación y consejos

Lo que acabamos de realizar es una semiconserva, por lo que se tiene que guardar en la nevera para su conservación, y nos durará unas 3 ó 4 semanas. Hay que tener en cuenta que para que no se seque y estropee el bonito, siempre tiene que estar cubierto de líquido.

Si te es difícil encontrar agar-agar y vinagre de arroz, los puedes sustituir por 2 hoja de gelatina convencional y por vinagre de vino blanco o manzana.

Espesar el líquido con el agar-agar o la gelatina es interesante, porque luego nos sirve para aliñar los platos donde usemos el bonito, y nos aportará una consistencia interesante a las salsas o vinagretas.

¿Te atreviste con el “Bonito en vinagre”? ¿Qué tal fue el resultado?. ¿Te animas y nos cuentas tu experiencia? Nos encantaría conocer tus experiencias, dudas, sugerencias y para ello sólo tienes que compartirla, debajo, en los comentarios.

Etiquetado: , ,

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies